Skip to main content

En los negocios, así como en esta etapa de resurgimiento que vivimos, nos asaltan muchas dudas. Sobre todo porque, dadas las circunstancias, es fácil dejarse llevar por la incertidumbre.

Aun así, es importante recibir un buen asesoramiento y despegar. Pero, si quieres abrir un nuevo negocio ¿te interesa más comprar o alquilar?

Capital inmovilizado

Es posible que el optimismo de contar con suficiente metálico te lleve a creer que comprar es una buena idea. Y podría serlo, pero debes valorar diferentes parámetros antes de tomar una decisión.

Cuando hablamos de adquirir un inmueble (nave, oficina, almacén o comercio), hablamos de capital inmovilizado. Esto significa que, ese dinero que inviertas en la compra no estará accesible de forma inmediata ante futuras necesidades.

Por eso, si hablamos de un nuevo negocio, antes de calcular de cuánto efectivo puedes prescindir, debes pensar en tu supervivencia.

Calcular cuánto necesitas para que tu negocio se mantenga abierto

Antes, estas cifras nos la daba el estudio de mercado o las estimaciones previas. Y es que, al abrir un negocio, debes conocer todos los detalles de los gastos a los que te enfrentas para saber si podrás hacerles frente.

Gastos como:

– La cuota de autónomo o el impuesto de sociedades que te correspondería.

– El gasto mensual de luz, agua, teléfono, Internet y otros impuestos.

– El coste de personal.

– La inversión en material o maquinaria, si fuera necesaria.

– El alquiler del local o la letra de la hipoteca.

– Posibles inversiones en acondicionamiento, mobiliario o reformas.

– Seguros obligatorios, si corresponden.

– Otros gastos derivados de tu actividad.

¿Un consejo? A la cantidad que obtengas súmale un 10 % de la misma en concepto de imprevistos. Siempre los hay y no considerarlos podría ser la diferencia entre seguir adelante o cerrar.

De esta forma sabrás cuánto dinero necesitas para mantener tu negocio abierto “aunque no vendieras ni ingresaras nada” en los siguientes 6 meses de la apertura.

Así, si el efectivo del que dispones supera esa cantidad en, al menos un 50 %, podrías plantearte comprar las instalaciones.

Y ¿si tengo que alquilar?

Es posible que el alquiler te suponga una mensualidad mayor. Pero, sin embargo, te ofrece una mayor flexibilidad. Además de la posibilidad de tener más dinero en metálico por lo que pudiera pasar.

Y así, si tus instalaciones se quedan pequeñas o te dan problemas, puedes cambiarte de ubicación.

Pero si tienes cualquier otra duda que afecte a la apertura o puesta en marcha de tu negocio, cuenta con nuestra ayuda. Disponemos de gran experiencia en el asesoramiento profesional y estaremos encantados de acompañarte en esta nueva etapa. Llámanos o contacta con nosotros