Skip to main content

Sufrir estrés laboral es algo más común de lo que te imaginas. No importa que te encante tu trabajo, hay factores que, si no sabemos gestionar o no estamos atentos, nos llevan directamente a sufrirlo. Hoy vamos a ver cuáles son las causas principales de sufrir estrés laboral y cómo podemos reducirlo con unos pequeños consejos.

El estrés, en general, es una respuesta que tiene nuestro cuerpo ante situaciones que identifica como amenazantes, y aunque a veces un poquito de estrés puede resultar motivador, que se produzca de forma continuada puede provocar problemas de salud física y mentalmente.

Las posibles causas

  • Cuando hay una carga excesiva en el trabajo, en dónde apenas te permites descansar, y trabajas muchas más horas de lo normal.
  • Proyectos grandes o que, por algún motivo, sientas que te vienen grandes, que tengas miedo a no desarrollarlo bien, etc.
  • Fechas de entrega. Esta es otra causa muy común, puede que tengas varios proyectos a la vez que tengas que entregar o que veas que no te da tiempo a terminar un trabajo para la fecha establecida.
  • Condiciones laborales. Hay factores externos (ruido, contaminación, exposición a elementos peligrosos, etc.), así como trabajos en los que son de alto riesgo, que provocan un mayor estrés-
  • Liderazgo. Tener una posición de liderazgo, bien sea porque eres el jefe o la persona encargada de un equipo de trabajo que puede llevarte a sufrir situaciones de estrés.
  • Relaciones laborales. Esta es otra fuente de estrés cuando tienes algún problema con otras personas.

Consejos para reducir estrés en el ámbito laboral

Tómate un momento para ti.

Cuando sientas que la situación te está superando, cierra los ojos y respira profundamente. Si tienes opción, aprovecha para ir a tomar un café, beber agua, o dar un pequeño paseo.

Ponte metas lógicas

No tienes que hacerlo todo tu. Ante todo, debes de ser realista y saber cuánto trabajo puedes aceptar y aprender a delegar o incluso rechazar aquello que no puedas abarcar. Ponerte metas diarias es un buen ejercicio para saber cuándo debes decir que no.

Modo avión

Que el teléfono, email, o conversaciones de chat estén todo el tiempo sonando nos desconcentran y nos hacen perder mucho tiempo. Ni te imaginas lo que puedes avanzar al día con unas horas de desconexión. Pero éste gesto es aplicable también para tu día a día, ya que si durante la comida o la cena te acostumbras a poner tu teléfono en modo avión, aunque los primeros días te resulten extraños, poco a poco empezarás a sentirte mejor y desocuparás tu mente.

Organización

Es fundamental para que el trabajo salga adelante y evitar situaciones desagradables. Prioriza tus tareas y fíjate objetivos.

Disfruta

No todo en esta vida es trabajar, trabajar y trabajar. Reserva tiempo para ti y para tu familia y despreocúpate del resto.

Vacaciones

Todos necesitamos disfrutar de unos días de descanso. No hace falta que te vayas a la otra parte del mundo, con el simple hecho de cambiar de ambiente, es más que suficiente para resetear tu mente y cargar energía.

Cuídate

Llevar una alimentación saludable y hacer ejercicio de forma regular ayudará a tu cuerpo a estar mucho más fuerte y poder afrontar los problemas de otra manera.

Habla con tu asesor

A veces los problemas en el trabajo se resuelven con una simple conversación con tu asesor. Te ayudará a resolverlos y te dará una perspectiva que quizás no te habías planteado.

Saber disfrutar de cada momento que nos regala la vida es fundamental, y hay que disfrutar tanto del tiempo libre, como del tiempo que pasamos trabajando. Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos con las gestiones laborales. Delegar no significa que no puedas hacerlo, significa que estás en el camino correcto hacia el éxito.