Skip to main content

El mercado laboral parece estar complicándose y es factible que muchos profesionales se planteen emprender por su cuenta. Y es que la falta de oportunidades y las cifras crecientes de paro no alimentan la esperanza de poder encontrar trabajo a corto plazo.

Sin embargo, el empleo remoto y las nuevas necesidades de las empresas abren una puerta interesante para ciertos sectores. No obstante, tras los recientes cambios y las negociaciones es difícil estar al día en cuanto a requisitos necesarios.

Por eso vamos a hacer un repaso sobre las tramitaciones necesarias para cursar una nueva alta como autónomo.

El alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos o RETA

Para formar parte del RETA hay que completar una serie de documentos, avisando así a los organismos competentes. Y es importante saber que el orden de los factores sí que altera el producto. Es decir, no es lo mismo acudir primero a una Administración que a otra.

De hecho, son muchos los que confunden este orden lógico y deben asumir los conflictos posteriores. Pero para que eso no te pase a ti, recuerda, primero debes tramitar tu alta como autónomo en Hacienda. De esta forma te ahorrarás problemas e incluso posibles sanciones.

Para realizar esta inscripción de forma correcta tendrás que cumplimentar y entregar el modelo 036. Y a este documento debes añadir la declaración del alta censal y copia de tu DNI.

La ventaja es que podrás hacerlo tanto por vía presencia (pidiendi cita previa) como por vía telemática, a través de la web de la Agencia Tributaria. En este último caso te pedirán certificado digital o clave.

¿Qué hacer tras comunicarlo en Hacienda?

Después de este primer trámite, es momento de confirmarlo con la Seguridad Social. Por supuesto, en el RETA. Y aquí te pedirán el modelo TA521, relacionado con la nueva afiliación que vas a tramitar. Pero no olvides tu tarjeta de la Seguridad Social.

También este organismo te permitirá presentar la documentación por ambas vías, con lo que puedes escoger si prefieres personarte o no en sus oficinas.

Consideraciones de los nuevos autónomos

Para evitar problemas durante los primeros meses, hay que asegurarse de que todo está cursado y notificado correctamente. Así como cerciorarnos de que no arrastramos situaciones que no nos corresponden.

Por ejemplo, si estábamos cobrando la prestación por desempleo antes de cursar el alta, dicha mensualidad debería haber cesado. Y si ha solicitado cobrar la totalidad para dedicar el dinero al emprendimiento, es obvio que debe producirse esa inversión.

Y, finalmente, solo remarcar que es importante que el epígrafe o IAE (Impuesto de Actividades Económicas) debe ser fiel a nuestra dedicación profesional. Por eso, a la hora de elegirlo (ya sea uno o varios), hay que ajustar lo más posible la definición de ese IAE con la actividad económica a desarrollar.

No obstante, si te surge cualquier duda puedes consultarnos y pondremos nuestra experiencia a tu servicio. Llámanos o contacta con nosotros. Podemos ayudarte a tramitar tu alta y gestionar la documentación de tu empresa en cualquier momento de su desarrollo.