Skip to main content

Hace poco se ha aprobado el proyecto de Ley para los presupuestos generales de 2021. Y, sin duda, aparecen las dudas respecto a la situación de autónomos y empresas.

El IRPF, el IVA y otros impuestos estaban sobre la mesa. Así que ¿en qué ha quedado todo eso? Vamos a ver algunas de las novedades que entrarán en vigor en los próximos meses.

El IVA y el IRPF ¿algún cambio?

En principio sí que habría pequeños cambios. Por ejemplo, en el IRPF se incrementará en dos puntos. Pero solo para las rentas altas, en concreto las que superen los 300.000 €.

También aumentará en 3 puntos el IRPF del ahorro cuando se trate de rentas de más de 200.000 €. Siempre hablando de incrementos sobre la base imponible.

En los planes de pensiones hay novedades que afectan a los capitales. Por ejemplo la aportación máxima cuando hablamos de planes personales. Esta pasa de ser de 8.000 a 2.000 €. Lo mismo cuando son planes de empresa.

No obstante, el conjunto de ambos tipos de planes de pensiones se vería afectado al alza. Ya que el límite de las aportaciones conjuntas pasa de ser de 8.000 a 10.000 €.

En lo que se refiere al IVA, empezará a hacerse efectivo un mayor gravamen en bebidas. Y las primeras afectadas son las de alto contenido en azúcar o edulcorantes. En estos casos el IVA pasará de ser de un 10 a un 21 %.

Aunque este incremento solo sería efectivo para supermercados. Lo que significa que si consumimos esas mismas bebidas en un bar o restaurante, el IVA que abonaríamos por ellas seguirá siendo del 10 %.

Impuestos patrimoniales y otros

Aquí también habría novedades. Y es que ya no habrá que prorrogar cada año el impuesto sobre el patrimonio. Ahora será indefinido. No obstante, subirá un punto.

Las primas en los seguros también se van a ver afectada. Alegan que no se han revisado desde 1998, lo que significa que va a haber un incremento. En este caso, el tipo impositivo pasará del 6 al 8 %.

En lo que respecta al impuesto de sociedades habrá una reducción en cuanto a la exención. Esta pasará del 100 al 95 %. Debido sobre todo a las plusvalías o dividendos que puedan generar filiales exteriores.

Sin embargo, las empresas con una facturación inferior a 40 millones no se verán afectadas. Podrán mantener esa exención del 100 % en los dividendos por el periodo habitual (tres años).

Finalmente, los hidrocarburos. Aquí ya llevábamos tiempo esperando estos cambios por lo mucho que se ha hablado sobre ellos. Pues bien, van a reducir la bonificación aplicada al diésel.

Esto significa que el diésel pasará de los 30,7 céntimos por litro a 34,5. Con lo que dicha bonificación sería solo de 38 € por litro. Es decir, que seguiría quedando por debajo de la gasolina.

Cualquier duda que pueda surgirte no dudes en consultarnos. Nos encantará ayudarte con estos y otras dudas que tengas. ¿Necesitas asesores de confianza? Llámanos o contacta con nosotros.