Skip to main content

Ya sabrás que, como autónomo, puedes reducir el IVA trimestral que debes pagar. Esto sucede según los gastos que hayas podido tener en ese mismo trimestre. Es decir, que la suma que ya hayas pagado se descuenta de la que debes abonar.

Sin embargo, ese capital que tú satisfaces solo se aplica a los gastos relacionados con tu actividad. Lo que significa que no puedes incluir el IVA de todas tus compras trimestrales, solo de las compras necesarias para seguir con tu empresa.

De esta forma, tú acumulas el IVA que añades a las facturas que pagan tus clientes por tus servicios y productos. Y le restas el IVA que te hayan incluido a ti en las facturas abonadas. Fácil ¿verdad?

¿Qué gastos puedes deducir para pagar menos IVA?

Además de esos gastos directos que comentábamos, existen otros igualmente deducibles y que Hacienda autoriza. Por ejemplo, los derivados de asistir a ferias por trabajo. Ya sea para buscar clientes o proveedores.

También los gastos de la fibra óptica o el teléfono fijo. Además de las suscripciones que tengas a revistas técnicas o profesionales. Y, como no, los cursos de formación que puedas necesitar.

Ahora bien, debes asegurarte de que todos los gastos que vayas a deducirte estén bien documentados. Debes saber que, si no es así, no serán aceptados, aunque fueran correctos.

Es mejor que, ante cualquier duda, recurras a profesionales para evitar sorpresas.

Resumen de gastos deducibles para los autónomos

Vamos a enumerar todos los gastos que puedes desgravarte para que no se te escape cada:

  • Material de oficina, materias primas y otras piezas. Todas las mercancías y materiales para poder realizar un correcto desarrollo de tu actividad empresarial, así como los inherentes a los servicios y productos que ofreces.
  • Todas las dietas debidamente justificadas. Siempre que debas visitar a un cliente cuya ubicación diste lo suficiente de la que hayas registrado como tu oficina.
  • Internet y teléfono, incluido el terminal. Aquí podrías añadir un Smartphone nuevo para atender llamadas profesionales.
  • El seguro de salud. Teniendo en cuenta un límite de hasta 500 € por persona o 1.500 € en el caso de tener alguna discapacidad.
  • Bienes materiales. Ordenadores portátiles o de sobremesa, impresoras, discos duros, cables, así como otros gastos de software tales como antivirus, licencias de programas, los gastos de disponer de una página web o los gastos publicitarios digitales.
  • Gastos profesionales. Como los de gestoría, abogados, notarios, etc.
  • Gastos de transporte. Aquí entrarían todos los relacionados con tu vehículo personal, pero no en todas las actividades se permite desgravarse el 100 % de estos gastos. Algunos autónomos solo pueden declarar el 50 % de ellos.

Aquí es importante ser preciso con cada gasto. Porque si te equivocas y declaras de más, podrías exponerte a alguna multa. Pero si declaras de menos, estás perdiendo dinero.

Ante cualquier duda llámanos o contacta con nosotros. . Nuestro servicio de asesoramiento empresarial dispone de profesionales experimentados y competentes que te ayudarán a gestionar tus gastos e ingresos de la mejor forma. Te esperamos.